Jesucristo es el Rey del Reino de Dios.

9Los evangelios nos facilitan una gran variedad de títulos aplicados a Jesús: Mesías, Elegido, Hijo del hombre, Rey de los judíos, Rey universal, Rey Justo… Nos vamos a fijar en el correspondiente a la fiesta que celebrábamos el pasado domingo: Jesucristo Rey del Universo, fiesta que celebra a Cristo que reina con su mensaje de amor, justicia y servicio, Rey de la creación, Rey bondadoso y sencillo que como pastor guía a su Iglesia peregrina hacia el Reino Celestial, y le otorga la comunión con este Reino para que pueda transformar el mundo en el cual peregrina.

Al cerrar el calendario litúrgico con esta fiesta, la Iglesia quiere resaltar una verdad de23 la fe que confesamos: Jesucristo es el centro de toda la historia universal. Él es el alfa y la omega, el principio y el fin, el Rey de Reyes y el Señor de Señores. La fiesta de la Anunciación, por empezar con el punto alfa, nos depara la oportunidad de oír al ángel Gabriel revelando a la Virgen María esta parte del Misterio: «Y el Señor Dios le dará el trono de David su padre, reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin» (Lc 1,33). Los Sinópticos, en cambio, ponen rumbo al punto omega de la vida temporal de Jesús, nos emplazan ante la Cruz, en el momento mismo de la Crucifixión, y a propósito de la causa escrita de su condena, cita textualmente: «Este es Jesús, el Rey de los judíos».

El himno de la carta a los Colosenses (1, 12-20) lo ratifica y lo extiende a todo el cosmos: 36Hijo querido de Dios, Rey, Imagen de Dios, Primogénito de toda criatura, Creador de todo lo que existe, Ca­beza de la Iglesia, Principio y primero en todo, Primogénito de entre los muertos, Plenitud, Reconciliador y pacificador de todo. El reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres y mujeres.  Y al apli­car a Cristo el título de Rey en el mo­mento de la crucifixión, debemos relacionar esa realeza con este aconteci­miento. El título pende, como Cristo, de la cruz. No podemos, pues, separar la cruz del tí­tulo de Cristo Rey. El himno de Pablo los relaciona ex­presamente: en la cruz pacificó todas las cosas. Sin olvidar que es ante Poncio Pilato, que le pregunta antes de condenarlo a muerte, “entonces, ¿tú eres rey?”, cuando Jesús le responde indirectamente que sí. (Jn 18, 37).

Así, la muerte de Cristo en la cruz es la expresión más real de su más incondi­cional25 obediencia al Padre y del más desinteresado amor a los hombres. Es la suprema prueba de amor a Dios y a los hombres que se pueda dar. Según la lectura evangélica, Jesús en la cruz no maldice, no protesta, no se resiste, no se queja. En todo obediente al Padre. Más aún, perdona, ruega el perdón, salva. ¿Quién ha amado tanto jamás? Por una parte, Jesús se mantiene fiel al Pa­dre en su oficio de Salvador -buscaba salvar lo que estaba perdido-; por otra, el amor a los enemigos es tal que no tiene comparación. Cristo es en ver­dad el Rey de la Misericordia. Toda la vida de Cristo fue así; la muerte es el remate. Cristo me­reció de este modo el puesto de Primero y Primo­génito de todo lo creado, de Pacificador y Dador de vida. En virtud de su sangre preciosa, canta la carta a los Colosen­ses, hemos recibido la redención y el perdón de los pecados. Seguir leyendo

Anuncios
Publicado en Adultos, ENTENDER LA BIBLIA, Entender la Liturgia, FESTIVIDADES, Resurrección/Vida, tiempo ordinario | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nuestra parroquia.

ACTIVIDADES Y VIDA DE NUESTRA COMUNIDAD PARROQUIAL DURANTE ESTAS SEMANAS.

0 0 0 0

El pasado viernes 24 compartimos la inauguración del belén de la Asociación de Mayores de nuestro barrio en su sede del edifico de los Servicios Sociales en la popular plaza de Fray Leopoldo.

Por la tarde tuvimos la oración parroquial que nos reúne cada último viernes de mes. Terminamos solidarizándonos con la campaña de Manos Unidas “Enciende la llama 2017” que nos invitaba a hacer este sencillo gesto de encender la luz de una vela, queriendo así iluminar un mundo que deja en la sombra a millones de personas cada día.

0 0 0 0 0

 

El domingo 26, último de mes, efectuamos el sorteo de los dos jamones que se rifan a beneficio de la Cáritas parroquial. Números agraciados 526 y 317.

 

Seguir leyendo

Publicado en #Adviento, Avisos de la parroquia, DÍAS INTERNACIONALES, FESTIVIDADES, Historia, VOLUNTARIADO | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

I Jornada Mundial de los Pobres en la parroquia: Siervos inútiles

El pasado domingo 19 celebramos, siguiendo el consejo del papa Francisco, la I Jornada Mundial de los Pobres con un encuentro interreligioso en la parroquia.

Nos juntamos más de 80 personas… por lo menos, porque la verdad es que nadie nos preocupamos en contar cuántos estábamos. Pero lo cierto es que los salones estaban llenos y nos faltaron sillas.

La verdad es que fue un encuentro bonito: tal y como nos decía el llamamiento que se nos hizo, nos acercamos por la parroquia mucha gente para compartir un rato de oración y una merienda. Mucha gente que normalmente vamos a la parroquia por diferentes motivos: unos a orar; otros a las celebraciones de los sacramentos y comunitarias; otros a solicitar una ayuda en Cáritas; otros monitores de talleres de Cáritas; otro grupo que trabaja con los más pequeños en el Club y en las catequesis; otros que prestan su ayuda a los demás desde pastoral de la salud o desde Cáritas; etc.

Pero esa tarde, el motivo para todos era el mismo, uno único: encontrarnos todos juntos, unos con otros. Poner en práctica lo que el papa Francisco ha dado en llamar la cultura del encuentro: “la oración, el camino del discipulado y la conversión encuentran en la caridad, que se transforma en compartir, la prueba de su autenticidad evangélica. Y esta forma de vida produce alegría y serenidad espiritual (…). Esta Jornada tiene como objetivo, en primer lugar, estimular a los creyentes para que reaccionen ante la cultura del descarte y del derroche, haciendo suya la cultura del encuentro. Al mismo tiempo, la invitación está dirigida a todos, independientemente de su confesión religiosa, para que se dispongan a compartir con los pobres a través de cualquier acción de solidaridad, como signo concreto de fraternidad. Dios creó el cielo y la tierra para todos; son los hombres, por desgracia, quienes han levantado fronteras, muros y vallas, traicionando el don original destinado a la humanidad sin exclusión alguna.

Y así, un grupo muy variopinto fuimos capaces de encontrarnos y orar juntos: cristianos de occidente, musulmanes, cristianos de oriente… Escuchamos con respeto y atención la oración que cada uno elevaba, y también otras oraciones de diferentes confesiones, haciéndolas nuestras, compartidas.

Y después todos compartimos lo que buenamente había llevado cada uno para la merienda, en un encuentro donde nadie era más ni menos que nadie: nada más y nada menos que personas compartiendo una merienda y conociéndonos un poco más.

Si hay una palabra que resume nuestro encuentro, seguramente es la acogida. Porque creo que todos nos sentimos en el deseo de abrir nuestros brazos al que estaba al lado, y todos nos sentimos a su vez acogidos por los demás.

Así que creemos que no nos equivocamos si desde aquí ponemos de manifiesto esa alegría que por el encuentro celebrado nos ha inundado a todos, esa satisfacción por el encuentro bien hecho y compartido.

¿Y ahora? Pues ahora, lo que nos dice el Maestro (Lc. 17, 1-10): “Cuando hayáis hecho todo lo que os fue mandado decid: somos siervos inútiles, hemos hecho lo que debíamos hacer”. Como alguien ha expuesto comentando esta parábola del evangelio, somos como la vela que está hecha para iluminar consumiéndose; mientras esté apagada y mantenga su identidad de vela será un trasto inútil. En el momento que le prendo fuego y empieza a consumirse se va convirtiendo en luz y da sentido a su existencia.

En mayo de 2013, poco después de ser elegido, el papa Francisco dijo: «La fe es un encuentro con Jesús, y nosotros debemos hacer lo mismo que hace Jesús: encontrar a los demás. Vivimos una cultura del desencuentro, una cultura de la fragmentación, una cultura en la que lo que no me sirve lo tiro, la cultura del descarte. Pero sobre este punto os invito a pensar —y es parte de la crisis— en los ancianos, que son la sabiduría de un pueblo, en los niños… ¡la cultura del descarte! Pero nosotros debemos ir al encuentro y debemos crear con nuestra fe una “cultura del encuentro”, una cultura de la amistad, una cultura donde hallamos hermanos, donde podemos hablar también con quienes no piensan como nosotros, también con quienes tienen otra fe, que no tienen la misma fe. Todos tienen algo en común con nosotros: son imágenes de Dios, son hijos de Dios. Ir al encuentro con todos, sin negociar nuestra pertenencia»

Pues bien: sentimos que eso es lo que hemos hecho: encontrarnos, romper esa cultura del descarte que deja en la cuneta a personas porque son diferentes, porque tienen menos o están desplazados, e igualarnos todos, hacernos iguales, hermanos.


Y ahora, “
somos siervos inútiles, hemos hecho lo que debíamos hacer” y, con la satisfacción del trabajo bien hecho, seguir trabajando, seguir sirviendo, seguir acogiendo a los demás.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Publicado en Asamblea parroquial, Cáritas, San Juan de la Cruz | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

NO HAY DERECHO: NADIE SIN HOGAR

En 2017 cumple 25 años la campaña Nadie Sin Hogar, iniciada por las personas y colectivos que apostaron por la dignidad y los derechos de personas en situación de sin hogar, rostros concretos en la calle que nos miran al pasar esperando encontrar quién les dé sus derechos. Y nadie se los debería dar, porque a nadie le deberían faltar. Porque los derechos no son regalos, no son concesiones a determinadas personas. Los derechos son inherentes al ser humano… por ser humano.

En la calle no sólo viven alcohólicos, drogodependientes o enfermos mentales. También están en la calle personas que por diversas circunstancias, circunstancias que nos podrían afectar a cada uno de nosotros, han entrado en una espiral de pérdida de trabajo, de ingresos, impagos, deudas y desahucios… y al final la calle.

Pero todos, los que se han visto abocados a esa situación, los alcohólicos, drogodependientes y enfermos mentales también, tienen derecho a un hogar, a una vivienda digna, a un techo bajo el que cobijarse y continuar su proyecto de vida.

La campaña Nadie Sin Hogar de Cáritas sigue desde hace 25 años denunciado y reclamado mayor protección social, acceso a la salud, a una vivienda digna y adecuada, a la visibilidad, al reconocimiento de la dignidad y los derechos de las personas en situación de sin hogar, siempre con un mensaje propositivo y posibilitador que coloca a las personas en el centro de nuestra acción y de cualquier política de las administraciones. Seguir leyendo

Publicado en Cáritas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

En el atardecer de nuestras vidas seremos juzgados en el amor.

1En este domingo se celebra la tan sugestiva Fiesta de Cristo Rey. Es, al mismo tiempo, el último domingo del año litúrgico, y conviene, por tanto, no separar los temas que ambos ofrecen pues no es difícil unirlos, ya que mirar al final es descubrir que éste se encuentra estre­chamente vinculado a la persona de Cristo, el principio y el fin de todo, alfa y omega, que dirá el Apocalipsis. Si Dios creó el mundo por Cristono pensó en otro al ­ponerle un fin: todo fue hecho por él y para él (Col 1, 17). Afirmaciones de este tipo pueden verse sin esfuerzo en el amplio campo del Nuevo Testa­mento. Al hablar, pues, del fin del hombre y del fin del mundo, no puede uno menos de pensar en Cristo. Todo hay que referirlo a Él.

36San Pablo nos lo recuerda en un himno muy primitivo: “Dios lo exaltó sobre todo y le concedió el Nombre sobre todo nombre; de modo que, al nombre de Jesús, toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre” (Flp 2, 9-11). Cristo es el Señor ante quien deben todas las criaturas doblar la rodilla; Cristo es el Rey a quien todos pertenecen; Cristo es el Juez ante quien todos han de rendir cuentas. Toda lengua se ve obligada a confesar que Él es el Cristo, el Señor de todo, sentado a la diestra de Dios, colocado por Él mismo para la salva­ción del mundo entero. No hay otro nombre por cuya invocación se nos dé la salvación que éste de Cristo.

Cristo es Rey como Buen Pastor. A esa afirmación conduce la consideración de la7 primera lectura. Ezequiel presenta una situación decadente, donde los fuertes (machos cabríos en la narración) tratan a su antojo a los débiles (ovejas flacas). La imagen apunta a las relaciones abusivas y asimétricas que establecemos y padecemos en las instituciones humanas, centradas en el predominio de la fuerza sobre la razón, y del poder sobre el diálogo. En la historia prevalece de forma descarada o diplomática “la ley de la selva”; los verdugos pisotean a sus víctimas sin que prevalezcan la justicia y el derecho. Quienes no se adhieren a ese desorden, son presentados en el Evangelio de hoy como las personas compasivas que alimentaron al hambriento, vistieron al desnudo y visitaron al forastero. No consiguieron revertir la dinámica de la violencia institucionalizada, pero al menos, curaron las heridas de las personas que la padecían.

32El profeta echa mano de esta imagen tan expresiva, tan tradicional en la Biblia, y tan llena de atractivo en el sentir del pueblo como es la figura del pastor que al frente de las ovejas las  conduce de una parte a otra, ofreciéndoles tiernos y abundantes pastos que sacien su hambre, y arroyos de aguas claras que calmen su sed. Él cuida de ellas; atiende con delicadeza a las débiles; a las enfermas cura con ternura. Así, Ezequiel manifiesta a sus contemporáneos la actitud y disposiciones divinas respecto a su pueblo. Ha habido en Israel pastores indignos; pastores que, en lugar de cuidar de las ovejas encomendadas, se han aprovechado de ellas, han sido ellos mismos los que las han conducido a la destrucción y a la ruina. No se han preocupado de atender a las débiles y de curar a las enfermas, han devorado los mejores pastos y han ensuciado con sus pezuñas las aguas de las fuentes. Seguir leyendo

Publicado en ENTENDER LA BIBLIA, Entender la Liturgia, FESTIVIDADES, Resurrección/Vida, tiempo ordinario | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Día Mundial sin Compras (Buy Nothing Day) porque El Viernes Negro (Black Friday) es verdaderamente un día negro

El “Día mundial sin Compras” se celebró por primera vez en Vancouver, Canadá en septiembre de 1992, pero en 1997 fue trasladado al día después de Acción de Gracias en Estados Unidos y Canadá y al día siguiente en el resto del mundo, como un llamamiento contra el consumismo de la época prenavideña.

Nosotros creemos que lo único acertado del Viernes Negro es lo de “negro”. Es un día negro porque fomenta un estilo de vida consumista basado en el endeudamiento y las compras impulsivas. y este modo de consumir es una de las principales causas del deterioro medioambiental y de la desigualdad social.

Mientras que hace años los valores principales de un hogar eran el ahorro y la valoración de los bienes que se poseían, hoy en día hemos llegado a un extremo en el que mejores somos cuanto más compramos y más nos gastamos en los bienes que adquirimos.

El problema de todo este cambio es que no nos damos cuenta de los crecientes desechos que producen todos esos bienes que consumimos, los cuales cada vez cuentan con mayores cantidades de envases plásticos, muy altamente contaminantes y difícilmente reutilizables. Así mismo, la obsolescencia programada y percibida de los diferentes productos nos lleva a “tener la necesidad” de sustituir los bienes “viejos” por otros nuevos, independientemente del funcionamiento de los mismos.

El Papa Francisco, asesorado por algunos de los máximos expertos mundiales sobre medio ambiente, en su encíclica Laudato Si, establece una relación directa entre el consumo irresponsable y la pobreza y la destrucción medioambiental:

  • Toda pretensión de cuidar y mejorar el mundo supone cambios profundos en «los estilos de vida, los modelos de producción y de consumo, las estructuras consolidadas de poder que rigen hoy la sociedad. 5
  • Todavía no se ha logrado adoptar un modelo circular de producción que asegure recursos para todos y para las generaciones futuras, y que supone limitar al máximo el uso de los recursos no renovables, moderar el consumo, maximizar la eficiencia del aprovechamiento, reutilizar y reciclar. Abordar esta cuestión sería un modo de contrarrestar la cultura del descarte, que termina afectando al planeta entero, pero observamos que los avances en este sentido son todavía muy escasos. 22

Seguir leyendo

Publicado en DÍAS INTERNACIONALES, doctrina social de la iglesia | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Los Profetas del Antiguo Testamento I. Su significado.

14En toda la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, se refleja este importante hecho histórico y teológico del profetismo. Profeta es una voz griega, “propheroi”, y designa al que habla por otro, en lugar de otro, en nombre de otro; equivale, en cierto sentido, a “intérprete” o “portavoz”. Por tanto, el profeta es el portavoz de Dios, pero también es portavoz de la conciencia de un pueblo.  Junto a denominaciones metafóricas como vigía, atalaya, centinela, pastor, siervo de Dios, hombre de Dios, ángel de Dios (Is 21,1; 52, 8; Ez 3,17; Jer 17,16; II Re 4,25; 5,8; Is 20,3; Am 3,7; Ag.1,13), en hebreo se designa al profeta con dos nombres muy significativos: El primero es “nabí” que significa “extático”, “inspirado”, a saber por Dios. El otro nombre es “roéh” o “choséh” que quiere decir “el vidente”, el que ve lo que Dios le muestra en forma de visiones, ensueños, etc., ambos términos expresan la idea de que el profeta es instrumento de Dios, hombre de Dios que no ha de anunciar su propia palabra sino la que el Espíritu de Dios le sopla e inspira.

Según I Re 9,9, el “vidente”, el precursor de los profetas, desarrolla su misión en forma de13 “visión” e iluminación interna, mientras que más tarde, ante todo en las “escuelas de profetas”, se cultivaba el éxtasis, señal característica de los profetas posteriores que precisamente por eso son llamados “nabí”. Ellos fueron el centro de los tratos del Señor con su pueblo, y tan bien establecida estaba esta relación que uno de ellos dijo: “Porque no hará nada Yahvéh el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas” (Amós 3,7). Pero el profetismo no es una experiencia exclusiva del pueblo de Israel, sino un fenómeno compartido ampliamente por los demás pueblos del Próximo Oriente. En algunas ocasiones hubo al mismo tiempo más de un profeta en Israel, y a veces hubo muchos. Por ejemplo, Oseas, Isaías, y Miqueas vivieron en la misma época, en la que se dirigieron a grupos diferentes. La duda acerca de si un profeta tenía autoridad sobre los demás (si es que alguno la tenía) no puede ser resuelta porque la información existente es insuficiente.

15De todo esto podríamos decir que profeta es un vidente inspirado por Dios, el que recibe revelaciones e inspiraciones del Señor que pueden ser explicaciones de verdades que ya se han recibido o nuevas verdades que no se conocían. Como un profeta es el hombre que recibe revelaciones del Señor, los títulos “vidente y revelador” amplían el sentido del título “profeta”; pero en el transcurso del tiempo la palabra “profeta” ha llegado a significar, tal vez principal y erróneamente, “adivino”, y se ha considerado que la tarea principal del profeta es la de predecir acontecimientos futuros, dar voz al futuro… pero esto es solamente una de las varias funciones de su llamamiento, y no la principal, pues aunque los profetas sin duda pensaban mucho en el futuro del Señor, la mayor parte de la obra que desarrollaron entre sus contemporáneos fue de naturaleza práctica y de acuerdo con la época. De lo cual se deduce que el predecir las cosas futuras no ha sido la única tarea del profeta; ni siquiera la principal, pues no eran adivinos como algunos suponen, pero sí anunciaban las calamidades que se aproximaban si no se obedecía a las demandas de Dios, y sobre todo el futuro mejor del Reino de Dios. Incluso hay profetas que no dejaron vaticinios sobre el porvenir, sino que se ocupaban exclusivamente del tiempo en que les tocaba vivir.

Eran, en primer lugar, maestros, y guías del pueblo. Eran expositores de la verdad, y18 era su derecho y responsabilidad aconsejar; mostraban que el camino hacia la felicidad humana es la obediencia a la voluntad divina; llamaban al arrepentimiento a los que se apartaban de la verdad, apoyando el plan de salvación del Señor. Pero todos, y en esto estriba su valor, eran portadores de un mensaje del Señor que hierve en su pecho y debe exponerlo, anunciadores de los secretos de Yahvé, como lo expresa Amós: “El Señor no hace estas cosas sin revelar sus secretos a los profetas siervos suyos” (3, 7). El Espíritu del Señor los arrebataba, irrumpía sobre ellos y los empujaba a predicar aún contra la propia voluntad (Is 6; Jer 1, 6). Tomaba a uno que iba detrás del ganado y le decía: “Ve, profetiza a mi pueblo Israel” (Am 7, 15); sacaba a otro de detrás del arado (I Re 19,19 ss.), o le colocaba sus palabras en la boca y tocaba sus labios (Jer 1,9), o le daba sus palabras literalmente a comer (Ez 3,3). El mensaje profético no es otra cosa que “Palabra de Yahvé”, “oráculo de Yahvé”, “carga de Yahvé”, un “así dijo el Señor”. La Ley divina, las verdades eternas, la revelación de los designios del Señor, la gloria de Dios y de su Reino, la venida del Mesías, la misión del pueblo de Dios entre las naciones, he aquí los motores de los profetas de Israel.

17En el antiguo Israel, Dios llamó profetas por la misma razón por la que los llama hoy día, para una misión especial y particular, la de ser vidente porque ve con ojos espirituales y percibe el significado de lo que a otros les parece incomprensible y bajo inspiración lo explica al entendimiento del hombre. Por lo tanto, es intérprete y clasificador de la verdad eterna. Él ve el futuro desde el pasado y desde el presente. Esto es mediante el poder del Señor que obra a través de él, directa o indirectamente con la ayuda de instrumentos divinos tales como el Urim y Tumin, antiguos objetos israelitas que fueron, de hecho, usados en el antiguo Israel como un medio para recibir revelaciones de Dios. En pocas palabras, es uno que ve, que anda en la luz del Señor con los ojos abiertos. Se torna en luchador para que se cumplan los propósitos del Señor con respecto a la familia humana. El propósito de su vida es apoyar el plan de salvación del Señor. Esto lo hace mediante íntima comunión con Él, hasta estar ‘lleno del Espíritu de Yahvéh” (Miqueas 3,8).

El profeta debe ser llamado de Dios a fin de que pueda predicar el mensaje y 16administrar sus ordenanzas. ¡Dios debe elegirlo como su profeta!, no es el hombre quien elige a Dios. Al estilo de lo que dijo Jesús a sus apóstoles: “No me elegisteis vosotros a mí sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y deis fruto…’ (Juan 15,16). El profeta, entonces, es el representante autorizado del Señor. Aunque el mundo no lo reconozca, el requisito imprescindible es que Dios hable a través de él. Consideraban su mensaje como un oráculo de Dios y lo anunciaban con la confianza y la seguridad que era Palabra de Dios. Se consideraban ungidos por Dios para su misión ante el pueblo.

19En cuanto al modo en que se producían las profecías, hay que notar que la luz profética no residía en el profeta en forma permanente (II Pedro 1, 20 ss), sino a manera de cierta pasión o impresión pasajera. Consistía, en general, en una iluminación interna o en visiones, a veces ocasionadas por algún hecho presentado ante la vista espiritual del profeta. Así, por ejemplo, en Dan. 5, 25 por palabras escritas en la pared; una olla colocada al fuego (Ez. 24, 1 ss.); los huesos secos que se cubren de piel (Ez. 37, 1 ss.); el gancho que sirve para recoger fruta (Am. 8, 1); la vara de almendro (Jer. 1, 11); los dos canastos de higos (Jer. 24, 1 ss.), etc., símbolos todos éstos que manifestaban la voluntad de Dios. Pero no siempre ilustraba Dios al profeta por medio de actos o símbolos, sino que a menudo le iluminaba directamente por la luz sobrenatural de tal manera que podía conocer por su inteligencia lo que Dios quería decirle (por ejemplo, Is. 7, 14).

A veces el mismo profeta encarnaba una profecía. Así, por ejemplo, Oseas debió por20 orden de Dios casarse con una mala mujer que representaba a Israel, simbolizando de este modo la infidelidad que el pueblo mostraba para con Dios. Y sus tres hijos llevan nombres que asimismo encierran una profecía: “Yisreel”, “No más misericordia”, “No mi pueblo” (Os. 1). El profeta auténtico subraya el sentido de la profecía mediante su manera de vivir, llevando una vida austera, un vestido áspero, un saco de pelo con cinturón de cuero (II Re 1, 8; 4, 38 ss.; Is 20, 2; Zac 13, 4; Mt 3, 4), viviendo solo y aun célibe, como Elías, Eliseo y Jeremías.

21Pero no todos los profetas son de Dios, y no faltó en Israel la peste de los falsos profetas que arrastran a la gente hacia otros dioses (véase Deuteronomio 13). Los inicuos profetas de Baal eran personas destacadas en Jerusalén durante el reinado de Acab. Oficiaban en la pervertida religión cananea y gozaban del apoyo de Jezabel, esposa de Acab. El profeta de Dios se distingue del falso por la veracidad y por la fidelidad con que transmite la Palabra del Señor. Aunque tiene que anunciar a veces cosas duras, “cargas”, está “lleno del espíritu del Señor, de justicia y de constancia, para decir a Jacob sus maldades y a Israel su pecado” (Miq 3,8). El falso, al revés, se acomoda al gusto de su auditorio, habla de “paz”, es decir, anuncia cosas agradables, y adula a la mayoría, porque esto se paga bien. El profeta auténtico es universal, predica a todos, hasta a los sacerdotes; el falso, en cambio, no se atreve a decir la verdad a los poderosos, es muy nacionalista, por lo cual no profetiza contra su propio pueblo ni lo exhorta al arrepentimiento. Los verdaderos profetas del Señor tuvieron que competir con otros profetas falsos a fin de merecer la atención del pueblo, y en el caso de Elías, fue necesaria una demostración sobrenatural para convencer a la gente de que los profetas de Baal no eran dignos de confianza. Tal vez todos los profetas verdaderos tuvieron que contender constantemente con los falsos (Jeremías 23,13-17).

Un ejemplo clásico de confrontación entre los profetas falsos y los verdaderos22 se encuentra en 1 Reyes 22. Los reyes de Judá e Israel habían unido sus fuerzas para luchar contra los sirios, y Acab sugirió a Josafat que fueran juntos a tomar la ciudad de Ramot. Josafat solicitó la opinión de los profetas de Acab, y todos ellos aconsejaban ir a la batalla. Josafat presionó a Acab diciendo: “¿Hay aún aquí algún profeta de Yahvéh para que consultemos por medio de él?” (v. 7), y se le dijo que había uno y que era Miqueas. Pero Acab lo odiaba y dijo: “Nunca me profetiza bien, sino mal” (v. 8). Llamaron a Miqueas, y el mensajero de Acab le advirtió: “Las palabras de los profetas (de Baal) a una sola voz anuncian al rey cosas buenas; sea ahora tu palabra conforme a la palabra de ellos, y anuncia también buen éxito” (v. 13). Y Miqueas dijo: “Vive Yahvéh, que lo que Yahvéh me hable, eso diré” (v. 14). Aunque ponía en peligro su propia vida, habló la verdad. Varios de ellos murieron martirizados como Isaías. Otros fueron llevados por Dios como Moisés y Enoc. En cambio, los falsos dijeron lo que agradaba al rey y aquello que servía para mantener su propio lugar en la corte.

Otros textos para obtener un entendimiento más completo en cuanto a la existencia de profetas falsos en la época del Antiguo Testamento son, Deuteronomio 18,20; Isaías 9,15-16; 28:7; Jeremías 2,8; 5,31; 23,9, 11, 16; 27,15; 28,15; Lamentaciones 2,14; Ezequiel 22,25; Miqueas 3,5, 11; Zacarías 10,2.

12.jpg

Publicado en Adultos, ENTENDER LA BIBLIA, LA PALABRA | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Nuestra parroquia.

11 0

 

ACTIVIDADES Y VIDA DE NUESTRA COMUNIDAD PARROQUIAL DURANTE ESTAS SEMANAS.

El acontecimiento de la semana en nuestra parroquia ha sido la preparación y celebración de la I Jornada de los pobres. De todo esto estamos preparando un amplio resumen que esperamos publicar la semana que viene. Os dejamos como adelanto algunas fotos de los momentos de oración y de merienda. ¡Qué buen rato!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otras celebraciones de la semana:

0El lunes 20 fue el Día Universal del Niño,

Ayer martes 21, el Día Mundial de la Televisión,  

Hoy 22 es la fiesta de Santa Cecilia, patrona de los músicos.

1 0 0

El próximo sábado 25 es el Día Internacional de la eliminación de la Violencia contra la mujer,

Y el domingo 26 es Día Internacional de las personas sin hogar.

El viernes 24  y a las seis de la tarde, en Formación cristiana de adultos toca Biblia, y comenzaremos a estudiar a los profetas del Antiguo Testamento, ya en camino a la celebración del próximo tiempo de Adviento.

Así es nuestra parroquia.

¡Acércate y conócenos!

 

 

 

Publicado en Adultos, Avisos de la parroquia, DÍAS INTERNACIONALES, ENTENDER LA BIBLIA, Entender la Liturgia, VOLUNTARIADO | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

21 de noviembre: Día Mundial de la Televisión

LA TELEVISIÓN Y LA INFANCIA

21 de noviembre Día Mundial de la televisión | Interlazado

Ayer se celebró en todo el mundo el Día Universal del Niño y hoy el Día Mundial de la Televisión y nos apetecía publicar algo que pusiera las dos efemérides en común.

El 17 de diciembre de 1996 la Asamblea General de las Naciones Unidas “decide proclamar el 21 de noviembre Día Mundial de la Televisión, en conmemoración de la fecha en que se celebró el primer Foro Mundial de la Televisión. Invita a todos los Estados Miembros a que observen el Día Mundial de la Televisión promoviendo intercambios mundiales de programas de televisión centrados, en particular, en cuestiones como la paz, la seguridad, el desarrollo económico y social y la promoción del intercambio cultural”.

Las comunicaciones se han convertido en una de las cuestiones internacionales básicas de nuestro tiempo, no sólo por su importancia para la economía mundial, sino también por sus repercusiones para el desarrollo social y cultural.
Dentro del mundo de las comunicaciones, la televisión es una de las protagonistas clave, por su influencia cada vez mayor en el proceso de adopción de decisiones, al haber sido los ojos del mundo en muchos conflictos y otras amenazas para la paz y la seguridad, así como por haber llamado la atención de toda la sociedad en importantes cuestiones económicas y sociales.

Los riesgos de ver demasiada televisión para los niños

El tiempo que un niño pasa frente al televisor es tiempo que le resta a otras actividades importantes como la lectura, el trabajo escolar, el juego, la interacción con la familia y el desarrollo social.

familia telerin (3) | Aprender manualidades es facilisimo.comLos niños también pueden aprender cosas en la televisión: unas pueden ser educativas y otras inapropiadas o incorrectas. En la mayoría de las ocasiones, los niños no saben diferenciar entre los contenidos que les vienen bien y los que no, del mismo modo que su ingenuidad hace tengan dificultades para distinguir entre la ficción presentada en la televisión y la realidad.

Cuando los niños están viendo un programa de televisión, están también bajo la influencia de numerosos anuncios comerciales, algunos de los cuales son de bebidas alcohólicas, comidas de preparación rápida y juguetes.

Los niños que ven demasiada televisión están expuestos a un mayor número de riesgos para su desarrollo intelectual y emocional. Algunos de ellos son los siguientes:

– Sacar malas notas en la escuela. Sucede al dedicar más tiempo a la televisión que a los deberes y al estudio.
– Leer menos libros. Demasiada televisión resta tiempo a la lectura.
– Hacer menos ejercicio físico. La televisión supone un grave peligro de sedentarismo para los niños.
– Tener problemas de sobrepeso. El sedentarismo unido a un mayor consumo de snaksy productos calóricos durante el tiempo que pasan sentados delante de la televisión puede aumentar su riesgo de obesidad.
– Convertirse en niños pasivos. La celeridad con la que pasan las secuencias de las imágenes en televisión puede hacer perder a los niños por otros juegos tradicionales, que para ellos, se convierten en lentos, aburridos y sin interés.
– Entender parcialmente lo visto. La violencia, la sexualidad, los estereotipos de raza y de género, y el abuso de drogas y alcohol son temas comunes en los programas de televisión. Los niños son impresionables y pueden asumir que lo que ellos ven en televisión es lo normal, seguro y aceptable. Por consecuencia, la televisión también expone a los niños a tipos de comportamiento y actitudes que pueden ser abrumadores y difíciles de comprender.

Seguir leyendo

Publicado en DÍAS INTERNACIONALES | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

Nunca digas no sé, no valgo, no puedo. La pobreza no es excusa para enterrar la vida.

1

Al aproximarse el final del Año Litúrgico, la Liturgia nos invita a la responsabilidad libre  y activa con una llamada al trabajo, a la creatividad, al riesgo, a la valentía. En este domingo XXXIII escuchamos la conocida “parábola de los talentos” en la versión del Evangelio de san Mateo. Aquel hombre que se iba al extranjero les dejó unos “talentos” de plata a sus empleados, y cada uno de ellos les sacó partido menos uno, que escondió el suyo por miedo. La parábola de hoy nos enseña que la esperanza ha de ser activa. No cree de verdad quien no produce los frutos de la fe. Y no espera de verdad quien aguarda pasivamente un futuro que sí, es don de Dios, pero que ha de ser preparado con nuestro trabajo paciente y tenaz de cada día.

22También la Carta a los tesalonicenses, segunda lectura, formula unas cuantas exhortaciones importantes relativas al final de los tiempos. Para el apóstol san Pablo no es oportuno ocuparse de hacer cálculos para pronosticar la fecha del fin, porque ese conocimiento es inalcanzable; lo que tiene sentido es vivir con la máxima entrega, dedicándose a realizar los compromisos derivados de la propia vocación. El cristiano no se evade de los desafíos históricos, porque vive de la esperanza y ésta lo empuja a buscar la finalización positiva de la historia humana. No vivimos en medio del caos, al contrario, el Padre nos ha encargado pastorear la naturaleza y solidarizarnos con nuestra comunidad humana, viviendo en libertad. Es lo mismo de lo que nos habla hoy Jesús en la parábola que se proclama en la Eucaristía.

14 0 Mateo sigue con sus amonestaciones, porque estamos en el tiempo de colaborar en la construcción del Reino, antes de que llegue el tiempo escatológico que lo instaurará definitivamente, y que aquellos cristianos creían cercano. Cada uno debe tomar la parte de responsabilidad que le corresponde y no defraudar ni a Dios ni a los demás. En tiempo de Mateo, ya muchos se hacían cristianos no por convicción, sino para vivir del cuento, sin dar golpe. Es curioso que las tres parábolas de este capítulo 25 hagan referencia a omisiones, a la hora de ponderar las consecuencias de nuestras actitudes, y el que no arriesga el dinero, no lo hace por holgazanería o comodidad, sino por miedo. El siervo inútil no derrocha la fortuna del amo. Simplemente no hace nada. Debería hacernos pensar que se condene tan severamente a uno por no hacer nada; y en nuestras comunidades, predomina el miedo, que no nos deja poner en marcha iniciativas que supongan riesgo de perder seguridades; pero con esa actitud, se está cercenando la posibilidad de llevar esperanza a muchos desesperados. Seguir leyendo

Publicado en ENTENDER LA BIBLIA, Entender la Liturgia, Resurrección/Vida, tiempo ordinario | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario