8 de marzo: “Juntas construyendo amistad social”

La Juventud Obrera Cristiana (JOC) y la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), entidades promotoras de la iniciativa Iglesia por el Trabajo Decente, hacen un llamamiento a que la comunidad cristiana se comprometa a seguir construyendo una “igualdad real”.

La pandemia está teniendo un fuerte impacto en las mujeres, que incrementa las cifras de desempleo, los contratos a tiempo parcial o su presencia en la economía informal. Especialmente precarias son las condiciones de las mujeres jóvenes, que duplican los datos de parcialidad respecto a los hombres.

También se ha producido un auge de la trata con fines de explotación laboral, solo por detrás de la explotación sexual. “Mujeres traídas bajo promesas de un trabajo digno, cuando lo que les espera es una situación de esclavitud y amenazas continuas”, aseguran en el manifiesto con motivo del 8 de marzo, Juntas construyendo amistad social. Por ello, la HOAC y la JOC abogan por “el establecimiento de los controles e inspecciones oportunas en los lugares de trabajo para asegurar que se cumplan las leyes contra la trata de personas”.

Para estos movimientos de trabajadoras y de trabajadores cristianos, “la conciliación familiar sigue siendo un asunto pendiente”. Consideran que la fórmula del teletrabajo que se ha extendido con la crisis sanitaria, puede convertirse en “un arma de doble filo para las mujeres”, por el incremento en la carga de las tareas domésticas y de cuidados, así como por la pérdida en las relaciones laborales comunitarias.

Entienden que para que se extienda la corresponsabilidad, es necesario “promover una educación basada en valores de igualdad, respeto, solidaridad y complementariedad”. Además, apuestan por un profundo cambio del modelo económico y cultural que posibilite que todas las mujeres tengan derecho a un trabajo digno.

Os dejamos un resumen del manifiesto:

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, nos encontramos en un contexto marcado por la pandemia de la COVID-19. Vivimos el impacto de múltiples crisis (sanitaria, económica, laboral, etc.) que ponen de relieve un sistema corrupto que desplaza y descarta a millones de personas. Todas estas crisis tienen un factor en común: las mujeres siguen siendo especialmente afectadas.

Algunos datos que nos pueden servir para reconocer esta realidad:

• En nuestro país, se está produciendo un auge en la trata de mujeres explotadas laboralmente. Sin embargo, permanecen, en la mayoría de los casos, ocultas e invisibilizadas. Mujeres traídas bajo promesas de un trabajo digno cuando lo que les espera es una situación de esclavitud y amenazas continuas. En el mundo la mayor parte de las víctimas de trata son mujeres adultas (49%), seguidas de las niñas (23%), siendo la explotación laboral el segundo motivo después de la explotación sexual.

 

• La conciliación familiar sigue siendo un asunto pendiente que se ha hecho aún más evidente ahora. Según el Instituto Europeo de la Igualdad de Género (EIGE), el 84,5% de las mujeres en nuestro país realizan tareas domésticas cada día y solo un 41,9% de los hombres cocinan o hacen otro tipo de trabajo dentro de la casa a diario. En esta falsa conciliación familiar, el teletrabajo se está convirtiendo en un arma de doble filo para las mujeres con un incremento en la carga de trabajo de cuidados y una pérdida en las relaciones laborales comunitarias.

• La brecha de género en el mercado laboral sigue en aumento, acelerándose en estos últimos meses. Según el último informe del Instituto de la Mujer, aumenta la proporción de las mujeres en las estadísticas de desempleo, del trabajo precario, a tiempo parcial o en la economía informal. Hay sectores en los que abunda la mano de obra femenina, como el turismo, comercio o la hostelería, que corren un serio riego de retroceso y generación de despidos. Destacamos la importancia de algunos trabajos como el de las empleadas de hogar o trabajadoras de supermercados que han conseguido visibilizarse durante esta crisis. Gracias a ellas hemos conseguido alimentarnos y curarnos, siendo trabajos que hasta ahora no se habían considerado como tan esenciales. Hay que dar valor a estos trabajos procurando unas condiciones laborales dignas y acabar con la precariedad que afecta a estos sectores.

• El impacto de la pandemia ha sido muy duro para las mujeres, particularmente desproporcionado para las mujeres jóvenes, ya que sufren mayor precariedad y peores condiciones laborales. En el segundo trimestre de 2020, la proporción de mujeres jóvenes ocupadas a tiempo parcial (29,2%) casi duplicaba la de los hombres en la misma situación (17,6%). Las personas jóvenes menores de 25 años la tasa de paro llegó casi al 40%.

Desde la JOC y la HOAC, nos sentimos llamadas y llamados a celebrar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora y a decir sí, al igual que en su momento hizo María, al compromiso por la creación de un mundo nuevo. Por eso, junto al resto de compañeras y compañeros de las organizaciones sindicales, eclesiales, feministas y sociales nos comprometemos a seguir trabajando por hacer real la igualdad de todas y todos.

Fuentes: iglesiaporeltrabajodecente.org y hoac.es

 

Para leer el manifiesto, pincha en la imagen
Esta entrada fue publicada en DÍAS INTERNACIONALES, HOAC y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .