CAMINO DE FE. DOMINGO 33º DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A

Una ayudita para entender mejor los textos y así compartir con más facilidad mañana viernes en nuestro encuentro de“CAMINO DE FE”.

1ª Lectura Proverbios 31,10-13. 19-20. 30-31

25Una mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Vale mucho más que las perlas. Su marido se fía de ella, y no le faltan riquezas. Le trae ganancias y no pérdidas todos los días de su vida. Adquiere lana y lino, los trabaja con la destreza de sus manos. Extiende la mano hacia el huso, y sostiene con la palma la rueca. Abre sus manos al  necesitado y extiende el brazo al pobre. Engañosa es la gracia, fugaz la hermosura, la que teme al Señor merece alabanza. Cantadle por el éxito de su trabajo, que sus obras la alaben en la plaza.

Un poema creyente, firmado por un varón, revela la grandeza de la mujer, la perfecta esposa, destacando tres motivos: sostiene su casa, ayuda al pobre, teme a Dios = respeta su presencia. Dios y el prójimo entran en su plan de vida. El marido se fía de ella (le confía el corazón].

Salmo responsorial Sal 127

Dichoso el que teme al Señor.

2ª Lectura 1 Tesalonicenses 5, 1-6

Hermanos:

En lo referente al tiempo y a las circunstancias no necesitáis que os escriba.31

Sabéis perfectamente que el Día del Señor llegará como un ladrón en la noche. Cuando estén diciendo: “paz y seguridad”, entonces, de improviso, les sobrevendrá la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta, y no podrán escapar.

Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, para que ese día no os sorprenda como un ladrón, porque todos sois hijos de la luz e hijos del día; no lo sois de la noche ni de las tinieblas.

Así, pues, no durmamos como los demás, sino estemos vigilantes y despejados.

La intervención final de Dios en la historia es im­previsible: llegará como ladrón en la noche; o el parto a la embarazada. Dios es ladrón de nuestras seguridades y la radical verdad de nuestro presente es la sola confianza en Él, nuestra paz y seguridad Hijos de esta “luz”, vivamos vigilantes, con lo necesario, sin excesos.

Evangelio Mateo 25,14-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: – Un hombre, al irse de viaje, llamó a sus empleados y los dejó encargados de sus bienes: a uno le dejó cinco talentos de plata, a otro dos, a otro uno, a cada cual según su capacidad; luego se marchó. El que recibió cinco talentos fue enseguida a negociar con ellos y ganó otros cinco. El que recibió dos hizo lo mismo y ganó otros dos.

En cambio el que recibió uno hizo un hoyo en la tierra y escondió el dinero de su señor.

Al cabo de mucho tiempo volvió el señor de aquellos empleados y se puso a ajustar las cuentas con ellos.

34Se acercó el que había recibido cinco talentos y le presentó otros cinco diciendo: “Señor, cinco talentos me dejaste; mira, he ganado otros cinco”. Su señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor”.

Se acercó luego el que había recibido dos talentos y dijo: “Señor, dos talentos me dejaste; mira, he ganado otros dos”.

Su Señor le dijo: “Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor; como has sido fiel en lo poco, te daré un cargo importante; pasa al banquete de tu señor”.

Finalmente, se acercó el que había recibido un talento y dijo: “Señor, sabía que eras exigente, que siegas donde no siembras y recoges donde no esparces; tuve miedo y fui a esconder tu talento bajo tierra. Aquí tienes lo tuyo”. El señor le respondió: “Eres un empleado negligente y holgazán. ¿Conque sabías que siego donde no siembro y recojo donde no esparzo? Pues debías haber puesto mi dinero en el banco para que al volver yo pudiera recoger lo mío con los intereses.

Quitadle el talento y dádselo al quien tiene diez. Porque al que tiene se le dará y le sobrará; pero al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Y a ese empleado inútil echadlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y el rechinar de dientes”.

4

4 0

La parábola de los talentos es un  relato que forma parte del Evangelio de san Mateo (25,14-30), y que tiene en la llamada parábola de las minas o parábola de las diez onzas del Evangelio de Lucas 19, 11-27) un texto con paralelismos evidentes que ilustra la misma idea. Los dos evangelios ponen esta enseñanza en labios de Jesús. En Mateo, la parábola de los talentos se ubica a continuación de la  parábola de las diez38 vírgenes, y forma parte de un largo discurso que tiene por eje principal el tema de la vigilancia con motivo de la siguiente parábola del capítulo, la parábola del juicio final.

El talento (del griego talanton que significa balanza o peso) era una medida de peso y de capacidad utilizada en la antigüedad, y que se convertía en unidad de medida monetaria  cuando se trataba del peso del oro o la palta. Tiene su origen en Babilonia pero se usó ampliamente en todo el Mediterráneo. El talento griego, se correspondía con unos 26 kg, el romano con 32 kg; el egipcio con 27 kg, y el de Babilonia con 30 kg. En el antiguo Israel se adoptó inicialmente el talento de Babilonia, pero fue modificado posteriormente, y así, el talento del Nuevo Testamento eran unos 59 kg. Esta unidad monetaria del mundo antiguo es una de las que más conocidas precisamente por su mención en la parábola de los talentos. De la interpretación de esta parábola deriva el sentido de talento como inteligencia (capacidad de entender) y aptitud (capacidad para 39el ejercicio de una ocupación) para este término en lengua española, y en otras lenguas como el inglés. Las minas y las onzas del relato de Lucas son otras monedas de la antigüedad.

Contexto: En aquellos primeros tiempos debería haber cristianos que vivían sin dar golpe, aguardando cómodamente la definitiva “venida del Señor”. Frente a esta postura, la segunda lectura y el Evangelio presentan una fe comprometida en la ayuda a los demás y mejora del mundo.

Análisis de los textos:

  1. 15. En Mateo, el señor distribuye el dinero a partes desiguales, con arreglo a la capacidad que cada uno de los criados tiene a los ojos del señor, a diferencia de lo que sucede en el la versión del Evangelio de Lucas, el señor no entrega los talentos para medir o poner a prueba la capacidad de los siervos, sino para que los multipliquen durante su ausencia.
  2. 16-17. No se dice la manera en que los dos primeros servidores consiguen doblar el capital que se les ha entregado, lo que significa que no tiene interés a los efectos de la enseñanza de la parábola. En los dos casos, el rendimiento obtenido es el mismo.
  3. 18. El tercer servidor se ocupa solamente de evitar el riesgo. El dinero enterrado no se pierde, pero tampoco se incrementa ni le da trabajo alguno. Al menos podía haber entregado la suma a los banqueros, que daban crecidos intereses en tiempos 40del Nuevo Testamento.
  4. 19-23. En la rendición de cuentas de los dos primeros servidores, la intención es destacar que se pedirán cuentas, pues el dueño es exigente. «Te pondré al cargo de lo mucho» puede significar que el premio a la fidelidad consistirá en que se recibirán responsabilidades más importantes; «Entra en el gozo de tu señor» significa que se otorgará al siervo una mayor intimidad con el dueño. La reacción del señor parece respaldarse en el concepto rabínico que consideraba que la fidelidad en las cosas pequeñas hace grande a un hombre a los ojos de Dios.
  5. 28: «dádselo al que tiene diez». Tampoco es un rasgo alegórico que se dé un talento más al siervo que recibió diez; sirve para introducir la sentencia del v. 29.
  6. 29. «Al que tiene se le dará y le sobrará …». Al igual que en muchas otras parábolas, se trata de un logion, un dicho o sentencia breve puesta en labios de Jesús, añadidos al final del relato y que resultan secundarios en el contexto, pues introducen temas distintos al central del relato. En el cristianismo primitivo se utilizó para designar ciertas sentencias breves atribuidas a Jesús, diferenciándolas de pasajes más amplios. Sirven para dar una conclusión secundaria respecto al principal objetivo de la parábola, que al añadir esa sentencia final, suelen recibir un sentido moralizante que, como en este caso, no se corresponde con el sentido de la parábola original. En la parábola de los talentos, la sentencia paradójica quiere indicar que los poderes otorgados a los discípulos crecen con el uso y disminuyen con el desuso. El castigo por este tipo de infidelidad (omisión) es tan severo como el que corresponde a pecados más positivos (acciones).

No se justifica la especulación financiera del dinero, ni la productividad capitalista. Se41 refiere a la confianza del Señor en nosotros que nos da aptitudes para dar provecho a los hermanos en el tiempo de esta vida. Y a la confianza en el Señor de los que, correspondiendo con diligencia, gozarán por igual del banquete de su Reino.”El condenado por desconfiado” del final invita a desterrar el miedo paralizante, fiarnos de Dios y ejercer nuestra responsabilidad con autoestima.

El significado de la parábola de los talentos ha sido largamente debatido, particularmente en referencia a lo que la parábola pudo criticar cuando fue pronunciada por Jesús. Sin embargo, la enseñanza fundamental es clara, pues se trata de una parábola con significación alegórica y eminentemente pedagógica. La concordancia que existe entre las versiones de Mateo y Lucas permite suponer que las alegorías usadas no son producto de la redacción de los evangelistas, sino que pertenecen a una tradición que antecede la redacción de esos evangelios.

42Se presenta deliberadamente con una estructura artificiosa, pues  por emprender un viaje con regreso, no es común que se confíe una hacienda cuyo valor resulta exorbitante: la cantidad que deposita el señor en manos de sus siervos es extraordinaria por lo inmensa, unos seis mil denarios, y cada denario correspondía aproximadamente al salario diario de un operario (es decir, un talento equivalía aproximadamente al importe de dieciséis años de trabajo de un jornalero.

Dios nos confía sus dones o talentos con la obligación de que los desarrollemos, y espera una respuesta fructífera  por parte de cada persona. La inactividad por miedo, exceso de precaución, cobardía,​ pereza, o simple omisión consciente en hacer rendir los talentos recibidos, es criticada por el propio Jesús. La parábola no dice si los talentos que entrega el señor a sus empleados eran de oro o plata, pues la parábola se centra en las actitudes, la de los dos empleados que se pusieron manos a la obra e hicieron fructificar los dones recibidos, y la del holgazán que los enteró. No importa qué talentos tengamos, ordinarios o espectaculares, porque lo importante es tener esa actitud activa y responsable.

Trabajo personal previo al encuentro del grupo: Podemos empezar por revisar43 nuestros fallos por omisión, comodidad, miedo o pereza. Después, estas preguntas nos pueden ayudar a la reflexión personal:              ¿Qué uso estoy haciendo de mis dones y posibilidades? ¿Qué más puedo aportar a mi familia, mi parroquia, mi barrio? ¿Qué imagen tengo de Dios? ¿Qué miedos me impiden multiplicar los talentos recibidos?  ¿En qué hemos de ser más productivos los cristianos? ¿Vivo mi fe como “algo que tengo” o como “algo que me tiene y me empuja a actuar de una determinada manera”? ¿Me mueve la fe a participar activamente en la sociedad y en la Iglesia? ¿Me mueve la fe a mantener la seguridad o a la libertad creativa? ¿Crees que la Iglesia de hoy es más creativa o más conservadora?  ¿Qué te hace opinar así? ¿Pienso que tendré que dar cuenta a Dios del uso de mis talentos?  ¿Estoy correspondiendo a la confianza que Dios ha puesto en mí? ¿Qué hago para que la esperanza sea algo más que un conformismo? ¿Hasta dónde estoy dispuesto a llegar como compromiso de fe?

6

PERDER EL MIEDO Y TRABAJAR POR OTRA SOCIEDAD Y SISTEMA DE VIDA, BUENA PARA LOS POBRES

Hay mucho por hacer y mucho por rehacer porque ha sido deshecho:

Llenar de pan todas las bocas humanas que, a gritos, tantas veces silenciados, lo reclaman.

Repartir, proporcionar, procurar: Tierra, Trabajo y Techo, levantando ciudades habitables para todos.

Acabar con las batallas de todas las guerras, negándose a hacerlas, a fabricar las armas que utilizan; y construyendo la paz fraternalmente, con diálogo racional y justos pactos de no violencia activa, promoviendo otra educación permanente de niños, jóvenes y adultos para trabajar por la justicia y la paz, a escala local y universal.

Parar la desertificación del planeta con el justo reparto del agua. Unir todas las manos para desarrollar, en beneficio de todos, la creación primera. Dar gloria a Dios con la vida digna de todos los humanos que pueblan tierra y mar. Y todos y cada uno, dejar de ser negligentes y holgazanes, convertirnos en siervos buenos y fieles de la humanidad, trabajar con los talentos recibidos, entrar en el gozo del Señor, ahora y para siempre.44.jpg

En la construcción del mundo nuevo del Reino de Dios (que empieza ya en esta tierra hasta ser consumado felizmente para todos en su gloria eterna) no hay paro; sobra trabajo. Lo que faltan son trabajadores, personas que pierdan el miedo al riesgo, que dejen de decir y pensar el nefasto dicho: “Más vale malo conocido, que bueno por conocer”.

Y “junten todas las manos” para construir “la nueva civilización del amor”, que acertadamente pronosticó el papa Pablo VI, y los siguientes papas han seguido proyectando, animando a su realización progresiva entre todos hasta lograrla.

¡Cuánta negligencia y holgazanería queda por superar en las comunidades cristianas y en las sociedades humanas!: Paralizadas con la crisis prefabricada por los amos del mundo viejo que se resiste a desaparecer, dando paso al necesario mundo nuevo, justo y vivible, realizado por todos y para todos.

En nombre de Jesús, Señor y Juez de todo lo que hagamos u omitamos, sus discípulos hemos de decidimos, con su gracia, a hermanarnos con todos los pobres y con toda la gente honrada hasta conseguirlo.

Elías Alcalde Martín, Sacerdote. Iglesia San Gregorio – Granada

48

  • La crisis aumenta los miedos y disminuye la confianza. Jesús quita el miedo e inspira confianza. ¿Me dejo arrastrar por la crisis o me decido a confiar en Jesús poniéndome a trabajar con los dones recibidos?
  • Si nos va a pedir cuentas el Señor y no la gente que nos critica, ¿qué vas a hacer este curso con tu comunidad para mejorar la vida de los más desvalidos y más pobres?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adultos, ENTENDER LA BIBLIA, Entender la Liturgia, tiempo ordinario y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.